Los superintendentes pueden seleccionar fertilizantes que reduzcan el pH del suelo y el thatch Paul Vincelli, Ph.D. y David Williams, Ph.D. (Golf Course Management, Mayo 1998)

El Spring Dead Spot (SDS) es la enfermedad más destructiva de la bermuda dondequiera que las condiciones invernales sean lo bastante frías como para inducir la dormición en este pasto de clima cálido.

La enfermedad es generalmente más severa bajo un alto mantenimiento (alta fertilidad de nitrógeno y bajas alturas de corte), si bien pueden darse epidemias moderadas a severas bajo condiciones de mantenimiento menos intensivas. Aparentemente los hongos causan la enfermedad reduciendo la resistencia al frío de la bermuda, en forma de manchas o parches.

Si bien se desconocen las curas totales, los investigadores han identificado varias prácticas que permiten a los superintendentes de canchas de golf disminuir la enfermedad:

* aumentar la acidez de la zona radicular

* evitar aplicaciones de nitrógeno a fines del verano

* mantener una fertilidad de potasio adecuada

* elevar las alturas de corte a fines del verano

* reducir agresivamente el thatch

* considerar las aplicaciones de fungicidas a fines del verano y principios del otoño sobre los greens de bermuda infectados.

Síntomas

El SDS se presenta como parches del tamaño de una pelota de softball a pelota de playa en sectores que parecían sanos durante el otoño pero que no lograron reverdecer en la primavera. Estos parches muertos tienen un color blanco descolorido que va tomando un color entre tostado y marrón a medida que los tejidos muertos envejecen. Las inspecciones revelan que las raíces, estolones y rizomas de los parches tienen un estado de putrefacción entre marrón y negro.

Muchas veces el pasto bermuda volverá a colonizar los parches muertos durante el verano. La completa recuperación de las áreas afectadas puede llevar toda la temporada de crecimiento. En algunos casos, los parches se cubren con maleza o pasto de clima fresco. Los parches recuperados generalmente no mostrarán los síntomas de la enfermedad hasta la primavera siguiente.

El SDS tiende a reaparecer en los mismos lugares por varios años. Luego de dos a tres años, los centros de parches activos podrán desarrollar un manojo de pasto sano, a veces denominado “ojo de rana o sapo”. A medida que estos parches comienzan a expandirse a través de los años, pueden convertirse en aros o arcos de césped enfermo evidenciable en la primavera.

El SDS generalmente no se desarrolla hasta varios años después del establecimiento del césped. Esto sugiere que la enfermedad puede verse favorecida por capas gruesas de thatch. Ocasionalmente la severidad de la enfermedad decae pasados tres o cuatro años sin realizarse cambios en las prácticas de mantenimiento. Esto puede resultar por un desarrollo de agentes biológicos naturales en el suelo.

Ciclo de la enfermedad

Varios de los hongos del suelo – Ophiosphaerella herpotricha, O. korrae y O. namari – causan esta enfermedad en los Estados Unidos y otras partes. El hongo de suelo Gaeumannomyces graminis graminis también ha sido asociado a esta enfermedad en el sudeste de los Estados Unidos. Estos hongos comparten muchas características biológicas comunes.

Se piensa que son más activos en el otoño y primavera cuando las temperaturas son más frescas y el suelo está húmedo. El hongo crece sobre las superficies de las raíces de la bermuda mediante la producción de filamentos microscópicos marrones oscuros denominados hifas. Las raíces se infectan cuando las hifas penetran y crecen dentro de los tejidos vasculares de la raíz. Las infecciones de O. herpotricha y O. korrae son más frecuentes a temperaturas del suelo de 10° a 21° C, logrando la mayor actividad fúngica a los 15° C. Las raíces de la bermuda tienen un crecimiento extremadamente lento a 15° C o menos, de modo que los hongos infecciosos tienen una ventaja competitiva sobre la planta a temperaturas frescas.

Las coronas de las plantas de bermuda infectadas son más sensibles a las frías temperaturas de invierno que las que no están infectadas. Por ende, el SDS es más grave en las regiones más frías de adaptación de la bermuda. El daño se puede apreciar solamente cuando comienza el crecimiento de las hojas en la siguiente primavera. La actividad del hongo infeccioso durante el otoño lleva, por ende, a la aparición de parches muertos en la primavera. Las infecciones de la primavera pueden retrasar el crecimiento de la bermuda en las áreas enfermas, pero las mismas no causan la aparición de nuevos parches.

El manejo comienza con el pH del suelo

No existe una receta mágica para el SDS. No obstante varios estudios sugieren enfáticamente que un programa de manejo debe estar basado en un pH bajo del suelo, teniendo como objetivo un pH de 5,2 ó 5,3 (extraído en agua destilada).

¿Por qué al reducir el pH del suelo se reducen las enfermedades del césped causadas por hongos ectotróficos infecto-radiculares? No lo sabemos con certeza. Dichos hongos crecen bastante bien en cultivos de laboratorio en el rango de 5,2 a 5,3, de modo que la acidez en dichas proporciones no es directamente tóxica para ellos.

Pete Dernoeden, Ph.D., conjuntamente con colegas de la Universidad de Maryland, demostraron que el uso a largo plazo de fertilizantes a base de amonio resultaron en reducciones del daño causado por el SDS en más de un 50% en los mejores casos.

Cuando hubo una epidemia grave de SDS en 1992 en fairways de canchas de golf al oeste de Kentucky, comenzamos un estudio a largo plazo sobre prácticas de manejo para el control de esta enfermedad. Cuando examinamos el efecto de las aplicaciones de azufre en el desarrollo del SDS, observamos que nuestros hallazgos coincidían con los de Dernoeden: al reducir el pH del suelo se reducía la gravedad del SDS.

Los estudios en cultivos de cereales brindan una clave acerca de la razón por la cual al reducir el pH del suelo ayuda a controlar el SDS. Un menor pH de la rizosfera aumenta la disponibilidad del micronutriente manganeso, el cual puede resultar ser un importante co-factor y activador de algunas de las defensas metabólicas de la planta de cereal. Se requiere mayor investigación sobre la cuestión de cuán bajo debe ser el pH para contribuir al manejo de la enfermedad causada por estos hongos ectotróficos que infectan las raíces.

Un pH bajo no implica una cura completa de la enfermedad. Incluso en lotes de bermuda con pH inferiores a 5, hemos registrado hasta un 10 a 22 por ciento de césped muerto en "puntos calientes". Además, en suelos altamente calcáreos, puede resultar difícil alcanzar estos pH tan bajos.

Amonio vs. Azufre

En suelos con un pH alto, las reducciones se deben realizar paulatinamente. Esto solamente es posible en las áreas de bermuda que no reciben aplicaciones frecuentes de agua de riego con pH alto. Los superintendentes tienen la elección sobre el método que han de utilizar para reducir el pH del suelo: utilización de un fertilizante a base de amonio o aplicaciones de azufre. La elección afectará la acidez del suelo en varias formas distintas.

Los fertilizantes de amonio tales como el sulfato de amonio y el cloruro de amonio proveen una reducción suave y a largo plazo del pH del suelo en la rizósfera. Cuando la raíz de la planta absorbe un ion de amonio (NH4+) del suelo, libera un protón (H+) al mismo. Esto disminuye el pH específicamente donde más se lo necesita: en la rizósfera.

Los fertilizantes de amonio deben ser la base de un programa de manejo del SDS. Evite los fertilizantes que contienen nitrato como la única fuente de nitrógeno, tal como el nitrato de sodio. Estos elevan el pH en la rizósfera. Ciertos estudios sugieren que el efecto de la urea y de la urea recubierta con sulfuro sobre el desarrollo del SDS es intermedio entre los fertilizantes basados en amonio y los basados en nitrato.

Los fertilizantes de amonio no reducen rápidamente el pH del suelo. Los superintendentes de las canchas de golf deben tener cuidado al medir el éxito y beneficios tomando fotografías y notas del área por al menos 3 años.

El sulfato de amonio (50 kg/ha/mes de crecimiento) tiene un alto índice salino y puede causar daños en las hojas cuando entra en contacto con follaje mojado y altas temperaturas (27º C o más). Bajo dichas condiciones, riegue inmediatamente después de la aplicación para lavar el fertilizante de las hojas.

El azufre (150 kg/ha/cada 3 meses) ofrece un enfoque más rígido sobre la reducción del pH, debido a que el mismo disminuye el pH del suelo en general y no solamente de la rizósfera. Una vez aplicado, el azufre se combina con el agua para formar un ácido sulfúrico débil, el cual obviamente reducirá el pH del suelo. La mayor parte de la acidez estará confinada entre 1 y 2,5 cm. de la parte superior del suelo, de modo que estudie el pH del mismo tomando muestras de dicha zona.

Si un superintendente está interesado en suprimir agresivamente el problema del SDS con azufre, deberá utilizar un enfoque progresivo. Comience un programa de fertilización utilizando fertilizantes de amonio, luego aplique bajas dosis de azufre a las áreas enfermas. Evalúe los resultados durante uno a dos años antes de decidir utilizar el tratamiento nuevamente.

En Kentucky trabajamos buscando un pH objetivo de 5,0 a 5,3 (extraído en agua destilada).

Aplicaciones severas de azufre en nuestros estudios llevaron a un reverdedimiento más lento en la primavera y un debilitamiento temporario del césped, particularmente en los suelos con poca materia orgánica.

Otras prácticas de fertilidad

Además de la acidez del suelo, existen otros factores que influyen sobre la severidad del SDS.

*Aplicaciones de nitrógeno a fines de verano o posteriores pueden incrementar los daños causados por el SDS. Realice la última aplicación de nitrógeno hacia mediados del verano y evite fertilizantes de liberación lenta para esa época. El objetivo es que el césped agote el nitrógeno disponible hacia principios del otoño.

*Deficiencias de potasio pueden reducir la resistencia de la bermuda al invierno y pueden contribuir a aumentar la gravedad del SDS. Si los niveles del suelo son los adecuados, las aplicaciones de potasio solo, han demostrado tener poco efecto o un efecto no directo sobre la gravedad del SDS en estudios realizados a campo. Sin embargo, algunos estudios sobre el SDS sugieren una tendencia de calidad de pasto levemente superior bajo un programa a largo plazo utilizando fertilizantes de amonio y potasio. De modo que incluso cuando los estudios del suelo indican un alto nivel de potasio, recomendamos una aplicación de aproximadamente 80 kilos de K2O por ha. aplicada a fines del otoño, al menos en condiciones similares a las de Kentucky.

*Alturas de corte mayores a fines del verano y principios del otoño deberían dar como resultado mayores niveles de reservas de carbohidratos en las raíces y coronas. Esto puede disminuir el daño provocado por la enfermedad al fomentar la supervivencia invernal. También puede proveer una mayor aislación del clima invernal severo.

*Un thatch excesivo puede incrementar la susceptibilidad al SDS. Una o dos aireaciones agresivas con sacabocados durante el verano incrementarán el crecimiento juvenil y la producción de pequeños retoños a la vez que puede reducir la acumulación de thatch. Por eso se usa el verticorte

Los investigadores no han logrado identificar cultivares que sean altamente resistentes al SDS. Sin embargo los cultivares más resistentes al invierno pueden ser algo menos susceptibles a la enfermedad y también pueden recuperarse más rápidamente en el verano.

¿Son útiles los fungicidas?

Para el polo, los encargados del césped deberían depender más de las prácticas culturales que de los fungicidas para manejar el SDS. Las aplicaciones son justificables en los greens, pero los tratamientos deberán empezar a principios de otoño, para mejores resultados, al menos en la zona de límite de adaptación de la bermuda. Si utiliza fungicidas, riegue el producto en la zona radicular con 3 a 6 milímetros de agua inmediatamente después de la aplicación y antes de que el producto tenga la oportunidad de secarse sobre la superficie de las hojas.

Traducción: Nora Ventureira
Corrección: Ing. Guillermo Busso
Adaptación : Carol Müller Ing. Agr. M.S.

Fungicidas*:

Fungicida

Ingrediente activo

Dosis kg ó L/ha

AMISTAR

azoxystrobin

1,2

AMISTAR OPTI

azoxystrobin + clorotalonil

4

AMISTAR TOP

azoxystrobin + difeconazole

3

SPEEDER 415 SC

iprodione + propiconazole

8

RALLY 40 WP/SYSTHANE 40 WP

miclobutanil

0,5

STEREO 312,5 EC

propiconazole + cyprodinil

6

ARTEA 330 EC

propiconazole + cyproconazole

1,5

BUNPER 25 EC

propiconazole

1,5

PROPIZOL 25 EC

propiconazole

1,5

TIE BREAK 416,7 SC

tebuconazole + fenhexamid

3,6

ATLAS 25 EW/FOLICUR 200 EC

tebuconazole

1,8

MATADOR 375 EC

tebuconazole

1,5

TACORA 25 EW

tebuconazole

4,6

PROSPER PLUS 383 EW

spiroxamina + tebuconazole

4,5

* Tratar de mezclar 3 ingredientes activos y aplicar en Otoño

Fuente:
Sr Carol Plath Müller Turina
Ingeniero Agrónomo M.S.