Frank Dobie comenzó a reconstruir bunkers en 1967 en el Club de Golf de Sharon, en el noreste de Ohio. Agrónomo jefe y gerente general en el club cerca de Akron, Dobie ha trabajado en Sharon durante 50 años y todavía está construyendo bunkers hoy de la misma manera que en 1967, trayendo un nuevo significado a la frase “Si no está roto, no lo arregles “.

Dobie comenzó la reconstrucción de bunkers Sharon Club por las mismas razones por las que los Superintendentes lo hacen hoy en día: para evitar la contaminación de la arena del bunker, para conservar el color y consistencia, para promover el drenaje, reducir la erosión y minimizar el tiempo dedicado a mantener bunkers.

El procedimiento desarrollado por Dobie en 1967, y según los informes, es el primero en utilizar revestimientos para proteger la integridad de la arena. Si bien este proceso podría ser un poco más caro que otros procedimientos, puede ser más fiable y rentable a largo plazo. Como ejemplo: los bunkers de The Sharon Club contienen la misma arena que Dobie puso allí durante la reconstrucción, en 1967.

Otros beneficios de este procedimiento

Desde que la arena no se erosiona fácilmente de las pistas, se necesitan pocas manos para palear la pista después de una fuerte lluvia; la ausencia de arcilla y limo acumulado en la arena elimina la nart4-3ecesidad de cultivo; la arena se mantiene limpia, por lo que la adición de arena de vez en cuando para mejorar su apariencia no es necesaria; la ausencia de contaminación por pequeñas piedras en la arena del bunker se eliminan, causando menos daño; porque la arena se mantiene limpia con el tiempo mantendrá su tasa de densidad y agua de infiltración original, drenando rápidamente (en una hora) después de una fuerte lluvia sin erosión grave, y la arena en los pendientes del bunker se mantendrá firme, ya que no está siendo constantemente paleada; la arena original que se pone en los bunkers desde 1967 nunca ha sido reemplazada, por lo que el costo de reposición es eliminado.

Excavación

Dobie recomendó el uso de una retroexcavadora equipada con un cubo suave de 3 pies, usando el suelo para crear montículos alrededor de los bunkers. La cavidad del bunker se lanzó al centro, y se estableció un punto de salida para la línea de azulejos. Un transit fue usado para comprobar todas las pendientes.

Después se estableció el grado circundante. Un corte vertical se hizo por lo menos con 14 pulgadas de profundidad con una retroexcavadora. De 3 a 4 pulgadas de tierra vegetal se añadieron a la zona circundante después de que la arena del bunker estaba en su lugar, haciendo la profundidad de borde al menos de 16 pulgadas. El ángulo de inclinación del piso de la cavidad del bunker art4-1no superó los 15 grados, que asegura el movimiento de arena mínima.

Todos los bordes verticales se suavizan con una barra de pala, y la parte inferior del bunker se suaviza con un box grader para eliminar la posibilidad de bolsas de agua.

Una zanja de 2 metros de ancho y 8 pulgadas de profundidad excavada en la zona más baja de la cavidad del bunker con 1 pulgada por 10 pulgadas de caída al punto de salida. La zanja de 2 pies llena de grava sirve como un depósito y hasta puede drenar una baldosa de 4 pulgadas.

Construcción

Cuando llegó el momento de formar los bordes del bunker, Dobie utilizó hojas de madera contrachapada que miden 2 pies por 8 pulgadas, por 8.3 pulgadas sujetas por barras de refuerzo. Topsoil fue empaquetada a lo largo del exterior de la madera contrachapada, creando una suave ventaja vertical del bunker y promoviendo un césped al lado del borde vertical de la línea de plástico.

Tubo perforado de 4 pulgadas de diámetro se colocó sobre el plástico 10 milésimas de pulgada (opcional) que cubre el fondo y los lados de la zanja de drenaje. La tubería en forma de Y y 45´s fue utilizada para el futuro fácil acceso con una cámara deslizable. A continuación, el tubo se cubrió con el número 57 de grava, hasta que la zanja estaba casi llena. La parte superior de la grava debe ser 2 pulgadas más baja que el resto de la cavidad del bunker.

En el caso de obstrucciones futuras, Dobie instaló una caja de registro con dos bandas de 4 pulgadas en la línea de drenaje de salida del búnker. Accesorios de barrido de noventa grados se utilizaron en cada elevador, de modo que una cámara deslizable se pueda insertar en la línea en ambas direcciones.

Llenar el búnker

La grava No. 57 estaba cubierta con una capa de 1 pulgada de gravilla, mezclada en las laderas de la cavidad. Si el búnker está en una ladera, es extremadamente importante cubrir todo el suelo de la cavidad del bunker con por lo menos 1 pulgada de gravilla. Dobie dice que también es importante que la parte superior de la gravilla sobre las líneas de baldosas siga siendo el punto más bajo de la cavidad. La pintura roja se utiliza para marcar la trinchera de baldosas, así podría ser visible a través del revestimiento de plástico.

A continuación, la cavidad estaba cubierta de 10 mil de polietileno transparente. Se necesitaba más de una hoja para cubrir la zona, por lo que fue solapado por 3 a 4 pies. Se superpone como las tejas del techo para que el agua no pase por debajo del plástico.art4-4

Una vez en el lugar, el plástico se engrapa a la parte superior e inferior de las tablas laterales de madera contrachapada con unas pocas pulgadas de exceso de plástico, que quedan por encima de las paredes laterales de madera contrachapada. Las líneas de pintura de color rojo en la grava eran visibles a través de las marcas de plástico, donde cortaron cuatro filas de agujeros de 6 pulgadas de distancia directamente sobre toda la zanja. Es importante trabajar con muchas arrugas como sea posible en el plástico antes de instalar la arena.

Los pequeños montones de arena fueron colocados en el plástico alrededor de los bordes para asegurarse de que el plástico no cambió. Dobie advierte contra verter una gran carga de arena directamente sobre el sitio, ya que hará que el plástico se desprenda de los bordes. Se aplicó un total de 3 a 4 pulgadas de tierra vegetal a los bancos que empalman hasta la madera contrachapada. La madera contrachapada que muestra por encima de la pendiente mantuvo la capa superior del suelo del lavado en la arena del bunker durante el establecimiento del césped.

Las grapas fueron retiradas de la madera contrachapada de una vez establecido el césped en las pendientes, las barras de refuerzo y la madera contrachapada fueron removidas y el revestimiento de plástico se recortó alrededor de los bordes 2 pulgadas por debajo de la línea de hierba para no ser visible.

El ángulo de inclinación de la arena acabada fue de menos de 20 grados para minimizar la erosión.

Aún así, la intrusión de la materia orgánica es inevitable, pero puede ser fácilmente cubierta con con una pala plana, dice Dobie. Como resultado, todos los bunkers en Sharon pueden drenar el agua dentro de los 30 minutos después de un evento de fuertes lluvias de por lo menos 1 pulgada, incluso los que hubo en 1967.

 

Traducido por: André López

Corregido por: Darío Schaab

Fuente: turfnet.com

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here