Artículo de Simon Olver, Manager en el Club de Golf de la Bahía de Whitley. 

Una cosa que siempre me ha gustado sobre la profesión del Greenkeeping es su falta de reglas fijas cuando se trata de programas de mantenimiento y gestión. Estas varían en gran medida por los diversos sitios en los que se encuentra el campo y, en muchos casos, por la decisión personal del greenkeeper. Las únicas reglas que todos los gerentes exitosos siguen son las tradicionales y, en mi opinión, no es un gestor de césped con éxito quien no es un híbrido moderno de los Gingerbread men. Por mucho que a alguno no le guste admitirlo, todos ellos utilizan bases tradicionales sostenibles para enfocar sus modernos programas alrededor.

Desde que Tom Morris presentara su estrategia de gestión, el mundo definitivamente ha progresado. Al igual que con todas las prácticas exitosas dentro y fuera de la profesión del greenkeeping, estas no cambian o desaparecen, simplemente evolucionan y mejoran.

4 mm es una altura razonable para cortar

Recientemente tuve una gran conversación con un senior greenkeeper, que había ido a mi campo. Comentó que las superficies eran increíblemente buenas, pero expresó su opinión de que yo estaba loco al cortar mis campos constantemente a menos de 3 mm, pues no era una altura natural y saludable al cortar el césped, y yo iba a tener problemas. Efectivamente, agregó: “Mis campos están muy bien también, pero ni de cerca tan baja como la altura de corte (ADC). No estarán ni de cerca siquiera para mi campeonato y, haga lo que haga, al día siguiente volverán a tener 4mm.

Esto me dejó pensando acerca de la ADC y cómo, no importa qué tipo de campo, qué prácticas de grass se siguieron, ningún greenkeeper cortará sus campos a una ADC que no requiera de alguna entrada química, cultural o mecánica, para mantener las superficies de juego y la cobertura de césped saludables.

La hierba quiere crecer libremente, así que ninguna ADC elegido es natural. ¿Por qué no utilizar toda la tecnología moderna y maquinaria a su ventaja? El ADC referente de 4mm era más que nada determinada por las limitaciones de maquinaria y no por contenciosos Gingerbread keepers en su día.

turfes1Somos profesionales calificados y entrenados todos a empujar los límites, lo que nos permite alcanzar las crecientes expectativas de nuestros clientes. Si esto es posible en 6mm entonces eso es genial; si fuera fácil, todo el mundo lo estaría haciendo, ¡no sólo los pocos elegidos! Después de eso, producir superficies de juego rápido es uno de nuestros mayores retos, y tenemos que utilizar toda la tecnología moderna y la maquinaria a nuestro favor para lograrlo. Dentro de estos límites y estrechos márgenes de error se encuentra el Santo Grial: la consistencia.

Este parámetro flota entre el objetivo superior e inferior aceptable y constantemente es algo inalcanzable. Descubrir sus máximos estándares alcanzables y garantizar estos garantizará la satisfacción del cliente.

Una ADC constante es la clave en la elección apropiada de la altura, y es esencial para el éxito de cualquier programa. Esto permite que las plantas acumulen una comprensión de su entorno de crecimiento -no cortar y cambiar. Piénselo de esta manera: compare a John Daly y a Adam Scott. Ambos pueden hacerlo bien en un día, pero Scott, el profesional más dedicado, lo realiza constantemente semana tras semana. Se empuja a sí mismo a mejorar. Su cuerpo se convierte en ultra eficiente, más allá de lo que hace Daly.

“No seas tonto”, le oigo decir, pero piense en ello: tiene sentido.

Durante los meses de verano, las plantas y la biología requieren más oxígeno, por lo que les deben dar lo que quieren: ¡mucho aire!

Durante un invierno frío y el mal tiempo, siempre y cuando las condiciones no estén saturadas y los conductos hidráulicos comprometidos, déjelas tranquilas.

Progreso

Damos por sentado que nuestros bioestimulantes (algas marinas) llegan en envases de 20 litros listos para hacer su magia. Hace cincuenta años muchos campos de golf traían sus algas de las costas locales, lavados y puestos en las superficies, dejando a la naturaleza hacer su trabajo. ¿Significa esto que ellos no estaban haciendo nada diferente a nosotros? En absoluto. Usamos lo que tenemos disponible a nuestro alrededor, basado en las prácticas tradicionales.

Hace más de un siglo, equipos de trabajadores especializados desafiaron los elementos cultivados, bifurcando los campos, con resultados de fractura del subsuelo, muy similares al day verti-draining. La tecnología, el tiempo y la eficiencia de las tareas evolucionaron esta práctica cultural en algo que cumple con las expectativas modernas.

Con el enfoque en los detalles científicos de hoy, mitología probada y sostenibilidad, sería ingenuo descartar a los negocios de élite más proactivos, volviendo de nuevo a este mínimo impacto con siglos de enfoque.

Selección Natural

Una y otra vez he oído los planes de gestión de los clubes pequeños que apuntan a la introducción de una única especie en superficies perfectamente aceptables. Cuando el presupuesto lo permite, esta selección puede justificarse produciendo la primera clase de superficies bien adaptadas a su entorno pero, para el 99% de nosotros, ¿tenemos que llegar a tales extremos? ¿No podemos trabajar con lo que tenemos y evolucionar de forma natural con resultados muy similares?

¿Seguro que en eso consiste el manejo sostenible?

Imagínese si fuera posible producir césped firme, rápido y saludable con una enfermedad natural y tolerancia a la sequía, solo usando todas las especies naturales disponibles en un sitio específico.

Lo es.

Todos los gerentes de césped modernos deben airear, desollar, aplicar aditamentos y cortar a una altura que tenga un efecto perjudicial para el césped, no importa qué especie sea.

¿Por qué no crear el ambiente de crecimiento y dejar que la naturaleza haga lo que mejor sabe hacer? Con el tiempo, los rasgos van a evolucionar, la tolerancia cambiará y todas las especies se adaptarán a sobrevivir en el medio de cultivo que se cree.

Comprender el impacto ambiental puesto en cada campo de golf es imprescindible para su éxito; esto permite la creación de un ambiente de armonía entre pastos brillantes y superficies de juego impecables.

A medida que la industria del golf sigue sufriendo, su futuro incierto es preocupante. La sostenibilidad financiera nunca ha sido más importante.

Quién sabe, el crear el ambiente ideal para las especies actuales a través de un buen mantenimiento tradicional, la composición de césped podría cambiar de forma natural y GRATIS.

 

El greenkeeping moderno tiene un nuevo ángulo, produciendo keepers instruidos, que entienden la importancia de la ciencia detrás de su profesión como cuidadores del campo.

Esto, usado en conjunto con la mitología fundamental tradicional de antaño, hace una combinación ganadora en cualquier situación.

Todos somos modernos Gingerbread men.

¿Sostenible?

Definitivamente.

 

Fuente: Revista Pitchcare Febrero-Marzo, pags. 16-19. 2015.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here