El acondicionamiento de un campo de golf es importante para el manejo del césped y el inherente desafío del juego.

Por MATT NELSON – USGA Green Section Northeast Region.

AQUELLOS DE NOSOTROS que practicamos golf nos damos cuenta de que uno de los aspectos mas fascinantes del juego es la variabilidad de las condiciones que existen entre un día y otro o entre una cancha u otra. Las variaciones de un campo de golf a otro son atribuibles al diseño. Las variantes de las condiciones en una misma cancha se deben al clima, época del año, tipos de césped y la preparación.

Los superintendentes no tienen control sobre el clima pero si lo tienen sobre la preparación de la cancha. Las diferentes variantes no solo brindan interés al golfistas sino que, también, le permiten al superintendente manejar el uso de tees y greens. Muchos golfistas entienden este último punto hasta que la preparación de la cancha les causa dificultades en el juego. Algunas veces los golfistas no están de acuerdo con la colocación de los hoyos, de la misma manera que, a veces, están disgustados con la ubicación de los marcadores de tees de salida. Los empleados de vez en cuando escogen malas posiciones para los hoyos poniéndolos en lugares de mucha caída o sobre una loma, pero la exigencia de greens excesivamente rápidos a veces no se lleva bien con el diseño arquitectónico de los greens y aveces limita enormemente las posibles posiciones de los hoyos. Cuando los marcadores de los tees están ubicados detrás de las marcas de las yardas o en un costado del tee que fuerza a los jugadores a ejecutar tiros a los que no están acostumbrados, las Reglas de Golf son tiradas por la ventana y el superintendente es considerado un inepto. Veamos mas de cerca el manejo de los marcadores de los tees de salida.

El tamaño de los tees de salida debería ser de acuerdo a los siguientes parámetros: 100 m2 de superficie utilizable por cada 1.000 vueltas/año en los hoyos de par 4 y par 5. Para los hoyos par 3 se debe calcular el doble de esta superficie, lo mismo que para los tees de los hoyos 1 y 10, y en todos aquellos hoyos en los que se utilice un hierro para realizar el primer golpe.

Estos parámetros permiten que el superintendente realice la rotación necesaria de los marcadores para permitir la recuperación de los distintos sectores, esto significa que los marcadores mas de una vez, van a estar detrás o delante de la marca de las yardas del hoyo. No es el largo del hoyo, sino el largo total de la cancha, lo que se debe tener en cuenta para las consideraciones del handicap. Por lo tanto, los marcadores deben ser colocados de manera que se pueda balancear posiciones delanteras, medias y traseras en cada tee. El largo total de la cancha debe variar en 22 yardas para dar como resultado una variación de 1/10 de golpe en la calificación. De esta manera, puede pasar que, en determinado día, se juegue un hoyo 35 yardas mas largo de su medida normal, en tanto y en cuanto esta distancia sea compensada en el resto de los hoyos.

Los golfistas raramente entienden lo que es la calificación de la cancha para el handicap, especialmente cuando los hoyos se juegan mas cortos o mas largos de lo que es su medida oficial. Parecería que existen grupos de golfistas en los diferentes clubes que son inexorables y que insisten en jugar siempre desde la marca oficial de la medida del hoyo. Cualquiera que sea el juego que esta gente diga estar jugando, no es golf, y su supuesto escore no puede ser utilizado a los fines del handicap. La Regla 11-4 que salir fuera del sitio de salida (mas adelante, a los costados o a mas del largo de dos palos de los marcadores) da como resultado dos golpes de multa o la descalificación en el juego por golpes o la repetición del golpe en el match play. En mi opinión la pena debería ser mas severa. Esa gente que pretende jugar siempre de las marcas oficiales deberían ser echados de la cancha por su falta de respeto al juego del golf, hacia sus consocios, y al superintendente. Esta gente no entiende la verdadera fascinación, la intriga, la variabilidad y lo impredecible que hace que el golf sea el mejor de los juegos. Por otra parte, esta gente no tiene la mas leve idea de lo que es mantener el campo de golf a la altura de sus expectativas.

El ancho del sitio de salida es otro componente importante en el mantenimiento de los tees. En general, un ancho de entre 5 y 7 yardas provee un área amplia con la mayor posibilidad de rotación. Este tipo de espacio también permite minimizar inadvertidas infracciones a las Reglas de Golf. El colocar los marcadores a ambos lados del tee, permitiendo que se juegue de cualquier sitio entre ellos no va a disminuir las roturas de la superficie ya que los golfistas van a utilizar la ubicación mas favorable. Como ya he dicho jugar fuera del sitio de salida es penalizado pero, también es penalizado mover los marcadores para adecuar el sitio de salida a la mayor conveniencia. La Regla 13-2 es así violada y el jugador debe ser retirado del campo de golf. Si la posición del sitio de salida sobre la izquierda del tee no favorece a su “slice”, mala suerte! Vaya a la zona de práctica y trabaje para evitar su “slice”. Nada es excusa para dejar de lado las Reglas de Golf. Mas aún, la Regla 1-3 lo prohibe y la Regla 3-4 indica que todo competidor que rehusa aceptar cualquier decisión basada en el reglamento debe ser descalificado.

La preparación de la cancha de golf no es solamente importante para proveer la variedad de juego que tanto nos gusta, sino que también es una parte integrante del manejo y mantenimiento del campo de golf y las condiciones de juego. Los jugadores que irrespetuosamente ignoran la presentación de la cancha, no son sólo tramposos, sino que también están comprometiendo el estado de la cancha para aquella gente que sí juega al golf. Hay que hacer correr la voz – Juegue el Juego de acuerdo al Reglamento y La Cancha como la encuentra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here